Semana I

20:15




Esta semana de sesiones finaliza con sensaciones positivas respecto a mi trabajo en las mismas.

Observo mejoría en la mayoría de los pacientes, confirmada por los propios interesados, lo cual supone una motivación necesaria para seguir creyendo que mi trabajo es de utilidad, ya que… “el dinero no lo es todo”.

Un paciente me pregunta cómo estoy, algo poco habitual en las sesiones, puesto que en la mayoría de las ocasiones las personas acuden a sus citas centradas en sus vidas, sin atender a cómo puedo encontrarme yo, tanto a nivel físico como psicológico.

Esto último es algo que debes asumir rápido, puesto que si permites que te afecte impedirá que actúes de la manera más correcta, profesionalmente hablando.

He tenido sesiones con varios pacientes de “largo recorrido”, es decir, que vengo atendiendo desde hace años, pero que ellos mismos consideran que acudir a sesión de vez en cuando les ayuda a no necesitar nuevas psicoterapias en el futuro. Podríamos llamarle “ITV” emocional.

Alguna sesión que otra me hubiera gustado finalizar antes, para así cumplir aquello que yo mismo me dije -y coloqué en un cartel en la sala de espera- respecto a ser lo más concreto posible cumpliendo los tiempos de las citas. Parece mentira, pero tantos años después aún me cuesta no superar la hora de sesión con muchos pacientes.

Me gusta escuchar de los pacientes que tienen planes futuros. Debo confesarte que escucharlos me hace sentir como si yo mismo los tuviera, en parte.

Continuar impartiendo las clases en el Aula de la Experiencia me sirve de compensador para aliviar las tensiones que suponen las sesiones, sin que ello signifique que no disfrute con ellas.

A nivel personal la semana ha tenido algunas situaciones con sentidos anímicos encontrados, de manera que he tenido que afrontar las sesiones desde la alegría de una gran noticia esperada desde hace años y con la incertidumbre de la evolución física de un familiar muy cercano a mí.

Por cierto, esta semana se iniciaba con un final especial de la semana anterior: El cumpleaños de mi fiel y querido amigo HONEY, quien se nos fue hace unos años, pero del que seguimos guardando un amor especial, como era él.

VOLVERÉ…



LO MÁS LEIDO

CAIRYS - PSICOLOGÍA Y BIENESTAR

CÓMPRALO AQUÍ

Adquiere este ejemplar escrito desde los 25 años de experiencia de un psicólogo clínico