LA PANACEA DE LA FELICIDAD

12:50


¿Estás cansado de todo esto?, ¿tienes la sensación de vivir en "El día de la marmota"?, ¿sufres pesadillas sobre que esto durará mucho tiempo o incluso sin estar durmiendo?, ¿a veces te das cuenta que estás más irritable de lo habitual?... Entonces te voy a contar qué te pasa, pero lo haré al final de este artículo, justo en el penúltimo párrafo.

Te pido que sigas leyendo, antes de ir hacia abajo y leer las posibles soluciones.

Sé que has dudado, incluso es posible que hayas hecho el ademán de mirar, pero sigues aquí en mi tercer párrafo, lo cual implica que confías en mí, que entiendes que mi sugerencia tendrá un trasfondo. Espero no decepcionarte al seguir leyendo, pero quiero que reflexiones conmigo sobre qué estamos viviendo, qué experiencias -inesperadas- nos está tocando vivir en los últimos meses.

Sé que habrás leído o escuchado mucho sobre esta pandemia, incluso puede que hayas sido protagonista en  primer o segundo plano. Por eso, infiero que estás un poco harto de que te lleguen fómulas maravillosas y predicciones sobre cuándo, cómo y de qué manera saldremos de esta terrible situación que nos envuelve a todos y que nos ha robado tiempo de nuestra vida. Supongo que incluso estás cansado de hablarlo con tus allegados, aunque en ocasiones te das cuenta que te viene bien, que supone un desahogo poder compartir lo que sientes y piensas, igual que le ocurre a los demás. 

Nadie, a pesar de que haya aseveraciones casi todos los días, tiene la fecha del regreso a nuestra normalidad. Nadie sabe qué peaje posterior deberemos pagar por tanto desgaste, por un tiempo de erosión para el que nadie estaba entrenado; nadie... te lo aseguro. Quizás vas pensando que se aproxima ese párrafo del que te hablé antes, ese en el que podrás encontrar cómo afrontar mejor todo el dolor emocional que viene acompañando a esta pandemia. 

Sí, no queda mucho... Sólo una líneas más y por fin encontrarás esas claves que, si quieres, podrás compartir o no con otras personas. Puede que no las entiendas al principio, pero si las lees dos veces te darás cuenta de que la estrategia que te propongo es muy probable que sea interesante para ti. 

Ya llegamos, pero antes quiero que mires a tu alrededor... respires profundamente, dejes de leer unos segundos y que recuperes qué has pensado en ese breve espacio de tiempo. 

Seguro que te parece una locura o tamadura de pelo, pero sólo intento que te centres un poco en ti, antes de llegar a ese momento mágico de conocer la panacea de la felicidad.

No sé si has esperado a leer todo el artículo o te has venido directamente aquí, obviando mi petición y haciendo lo que consideras mejor para ti. Sea como sea, comprobarás que no tengo soluciones, al menos no las que quizás esperabas y necesitabas. La solución mágica no existe, especialmente porque cada persona tiene su momento y su estado, de ahí que sea complicado darte una receta general. Sólo te aportaré algo: considérate una persona normal cuando no tengas fuerzas, pero busca ayuda si piensas que tú sólo no lograrás recuperar tu estabilidad.

Acepta y comprométete con tu recuperación, aunque ésta pase por la asistencia profesional.

Dedicado a todos mis pacientes que siguen confiando en mis aportaciones, a los que se fueron y a los que siguen, sin olvidarme de los que vendrán… hasta que el cuerpo aguante.


Manuel Salgado Fernández

 Psicólogo clínico y del Deporte // Col. AN-2.455

LO MÁS LEIDO

CAIRYS - PSICOLOGÍA Y BIENESTAR

CÓMPRALO AQUÍ

Adquiere este ejemplar escrito desde los 25 años de experiencia de un psicólogo clínico