ESPERANZA

16:50

 

Este artículo está sacado de la sección "La lupa del psicólogo" del Periódico de Utrera, dónde escribo quincenalmente y que quería compartir con vosotros:

 

Quiero coger mi lupa para contaros con detalle quien fue mi amiga Esperanza Márquez.

Nos conocimos antes de que entráramos en pánico por el cambio de siglo, pensando que los sistemas informáticos se colapsarían por la llegada del año 2000, como dice el rockero Miguel Ríos.

El encuentro primero fue en mi consulta, que por aquel entonces se situaba en el centro Legramed, lugar en el que también realizaba sesiones como psicólogo del Sevilla FC, formando parte del equipo médico de Leal Graciani.

A Esperanza le acompañó una de sus hermanas y se mostraba tímida, introvertida y reticente a estar allí. Sospeché rápidamente que su presencia fue “casi obligada” por su hermana.

Las primeras sesiones no fueron fáciles, como sucede casi con cualquier paciente. No es sencillo establecer ese punto de confianza necesario para que el paciente vuelque su dolor en la consulta, para que comparta información confidencial sobre su vida, que posiblemente casi nadie sabe.

Sin embargo, la relación terapéutica se hizo fuerte y estable en menos de dos meses, empezando a trabajar juntos elementos con una meta máxima: mejorar su estado de ánimo.

Lo fuimos logrando, con un esfuerzo importante por su parte para seguir las indicaciones que yo le daba, siempre considerando el recorrido vital que había tenido hasta entonces. Comenzó a hacer ejercicio físico, a matricularse en diferentes talleres, ampliar y enriquecer su círculo social, incluso a viajar sola, con personas desconocidas o con nuestros amigos Feli y Juan, desde Utrera.

Por todo ello, las sesiones se fueron distanciando, hasta el punto que las citas se disponían ya cada muchos meses, lo que viene a llamarse un seguimiento latente.

Pero la relación, que en principio fue únicamente profesional, no se quedó ahí, y Esperanza fue implicándose en diferentes proyectos que -desde CAIRYS- fuimos generando, sobre todo el conocido Club de Escritores Per Se.

Cuando le propusimos escribir un libro, junto a otras personas, se negó en rotundo, puesto que consideraba que no tenía nada que aportar; no obstante, con mi pesadez y “mi manipulación positiva” logramos que diera un paso al frente y llegó a participar en varias de las publicaciones.

Ahí se produjo el punto de inflexión entre su mundo y el nuestro. Comenzó a conocer a mi esposa, a mis padres y suegros, a mi tía Dolores y a muchos amigos comunes (Lola, Conchita, Feli, Juan, Rosa, Toñi, Virginia, Irene...). Se fué gestando lo que terminó por convertirse en una verdadera amistad.  

Sí, es posible que esto no sea entendido por algunos colegas míos, pero a estas altura de mi carrera profesional... En fin... ya lo decía Luis Aragonés.

Así pasaron años, coincidiendo en numerosos actos, compartiendo momentos lindos y también duros, porque Esperanza siempre estaba cuando se le necesitaba, con su presencia, con sus llamadas, con su cariño. 

Era una  persona sensible, dispuesta a echar una mano en todo y, de cualquier manera. Pendiente a las necesidades de su entorno, detallista y generosa a más no poder.

En este sentido, yo siempre le decía: "Esperanza, debes aumentar un poco más tu egoísmo sano", para evitar así desgaste y sufrimientos innecesarios, a lo que me respondía con una sonrisa y su célebre: "Eres un trasto".

Tenía pendiente disfrutar de su jubilación, bien ganada tras muchos años de trabajo constante; pero el destino le jugó una mala pasada, y el martes 12 de enero, cuando su corazón -posiblemente por su mezcla de todo- dijo basta y se paró.

Conecer esta noticia fue un palo durísimo para nosotros, una realidad que no podíamos ni queríamos aceptar. Nada hacía presagiar este desenlace, que nos pilló a todos con el paso cambiado.

Aún teníamos mucho por compartir, mucho por disfrutar, mucho por descubrir.

 

LUPA DE ORO

A ti Espe, que leerás esto desde donde estés, con el afecto que siempre nos tuviste y nosotros a ti, porque sencillamente fuiste y eres una PERSONA ESPECIAL.

@ManuelSalgadoF // cairys10@cairys.es

 

LO MÁS LEIDO

CAIRYS - PSICOLOGÍA Y BIENESTAR

CÓMPRALO AQUÍ

Adquiere este ejemplar escrito desde los 25 años de experiencia de un psicólogo clínico